Un buen descubrimiento

 

 

buen descubrimiento

 

Hace unos días, el sábado 14 de Marzo, celebramos en Madrid la XXIV Jornada Formativa de nuestra Asociación AETB (Asociación Española de Terapeutas formados en el Concepto Bobath).
El objetivo de las mismas es reunirnos todos los profesionales que nos dedicamos al campo de la Neurorehabilitación. Allí acudimos los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales formados en el Concepto Bobath, tanto en Pediatría como en adultos, pero la jornada está abierta a fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, médicos y estudiantes de último curso de las diplomaturas/grados.
La condición para formar parte de la Asociación es haber terminado el Curso Básico Bobath (del niño o del adulto), así que siempre me alegro de ver caras conocidas que se “estrenan” en este entorno.
Es muy agradable ponerse al día con los compañeros y charlar en las pausas-café, que, a pesar de su carácter informal, resulta muy enriquecedor, sano y recomendable.
Pero lo que nos lleva a acudir allí realmente es la esencia de la Jornada en sí, el tema a tratar, los ponentes invitados, el enfoque que se le da.
En esta ocasión el tema fue: “Investigación y su Aplicación en Rehabilitación Neurológica”. De los tres ponentes que participaron, he de destacar personalmente a Almudena Buesa Estéllez, ya que gracias a ella supe de la existencia de una nueva dimensión en el campo de la investigación: la metodología cualitativa.
Su ponencia, titulada “Investigación cualitativa y su importancia en relación al Concepto Bobath”, me ofreció la llave con la que al fin abrir la pesada puerta que accede a poder estudiar e investigar con nuestros pacientes.

 

puzzle resuelto

Me reconozco como una profesional resistente, negada y resignada frente a cómo medir mi trabajo con el Concepto Bobath. Asumo la necesidad de hacerlo, ya que es esencial hablar en el lenguaje científico para que el exterior reconozca que nuestro trabajo funciona. Es nuestra manera de sobrevivir a un entorno tan hostil.
Y veo, gracias a Almudena, que la “cuali” (como ella la llamaba continuamente en su charla) también es lenguaje centífico, su metodología está reconocida, y, lo mejor para mi, es muy compatible con el Concepto Bobath.
¿Quién se apunta a conocer algo más de esta metodología?. Yo acabo de empezar…

cuali

También te podría gustar...