La agradecida soy yo

1e-mail

CUANDO LOGRAMOS DISPARAR LA PASIÓN DE UNA PERSONA, EL MUNDO SE HACE UN POQUITO MEJOR

Si alguien me pregunta si puede haber algo que me motive profesionalmente tanto como devolver la calidad de vida a un paciente, es sin duda poder formar a otros profesionales y que ellos puedan hacer eso mismo.

Cuando un día recibes un email como el que me envía esta antigua alumna y compañera, ese día sientes que tu vida profesional tiene verdadero sentido y te llenas de felicidad y agradecimiento:

 

 

“Buenos días Sonia!!! 

Desde que me he mudado estoy queriendo enviarte un correo para darte las gracias. No se si te conté que me he incorporado a un nuevo proyecto profesional. Y no sabes lo feliz que estoy de trabajar exclusivamente en neurología y exprimirme día a día los sesos para ver cómo  realizo la mayor recuperación de mis pacientes. 

Estoy encantadisima, nunca pense que disfrutara tanto en un trabajo. Me levanto sobre las 6 solo para leer artículos y leer casos donde poder coger ideas para la mejor rehabilitación de mis pacientes.

¿Cómo vas con la formación de los cursos? Mucho lio me imagino. Espero verte en algún congreso de Bobath y me cuentas cómo te va. 

Tengo mucho que agradecerte porque empecé contigo a amar esta profesión, me formé  contigo en el Concepto Bobath tanto movimiento normal, básico y avanzado; me diste la oportunidad de intercambiar ideas contigo sobre un paciente y seguir aprendiendo a tu lado.

Y ahora que estoy trabajando en este trabajo y soy tan feliz. Solo tengo palabras de agradecimiento y admiración.

 Un abrazo muy grande y mil gracias por introducirme en este mundo de constante crecimiento personal y profesional. Espero verte pronto y poderte dar el abrazo en persona.

domingo, 29 de marzo”

 

 

No siempre es así, no siempre se dispara de esta forma la pasión y el entusiasmo por este trabajo nuestro, pero con solo un poquito de todo esto doy gracias por poder seguir haciendo lo que hago.

gracias

 

 

También te podría gustar...