¡Maldito bloqueo de rodilla! Segunda Parte

Tras la imprescindible valoración necesitamos organizarnos para plantear las estrategias de tratamiento.

Lo que hayamos hecho hasta aquí nos ayudará mucho, porque ya conocemos qué sistema o sistemas se encuentran mayoritariamente afectados, qué componentes de postura y movimiento queremos que sea más eficiente y qué componente de qué fase de la marcha necesitamos mejorar.

Así que, no siendo siempre tan lineal porque nos ajustamos a cada caso (al rendimiento del paciente, a nuestra evaluación continua y al proceso de pensamiento de cómo va progresando la sesión), podríamos decir que nos va bien seguir una secuencia lógica dentro de una sesión de tratamiento:

  • Comenzar con estrategias que se dirigen más directamente a las deficiencias críticas del sistema afectado.
  • Incorporar los logros logrados en las estrategias para abordar la postura y componentes del movimiento.
  • Concluir la sesión trabajando en la marcha funcional.

Estrategias de tratamiento para los sistemas afectados

Sistema neuromotor

Buscamos tratar el hipertono, la activación muscular deficitaria, la ejecución motora inadecuada (problemas con la secuencia espacio-temporal, con el orden de los músculos a activar…), entre otros.

Se exponen algunas ideas de trabajo, en función del nivel en el que se encuentre nuestro paciente:

  • Trabajo en supino de extensores de cadera con pelvis en retroversión (“levantar el culo”).
    • Nosotros facilitamos desde las caderas (extensión, abducción y rotación externa).
    • Este complejo patrón requiere una interacción dinámica de los flexores y extensores de la rodilla para estabilizarla sobre el pie, y que la pelvis pueda realizar el movimiento que le pedimos.
    • Aconsejable en pacientes con un bajo nivel de activación muscular.
  • Trabajo sobre la transferencia de sedestación a bipedestación (“congelar” una parte de la transferencia y usarla como tratamiento)
    • Beneficios para abordar el control graduado de la rodilla en una posición más funcional.
    • Ayuda al individuo a aprender la movilidad dinámica en el tobillo a medida que el cuerpo se mueve sobre el pie
    • Ayuda igualmente a aprender gradaciones en la extensión y flexión de cadera y rodilla combinadas cuando el centro de masas se encuentra en los pies.
  • Trabajo sobre la transferencia de bipedestación a sedestación (“congelar” una parte de la transferencia y usarla como tratamiento)
    • Se trata de controlar las fuerzas de rotación en la rodilla para desarrollar su estabilidad.
    • La facilitación estará el colocar en la correcta posición medio-lateral la rodilla durante el paso a sedestación.
  • Trabajo monopodal en bipedestación
    • Se trata de ir proporcionando progresivamente la demanda necesaria para la activación muscular de la extremidad inferior.
    • La progresión comenzará por lograr la bipedestación paralela y simétrica adecuada.

Sistema músculo-esquelético

Estos impedimentos pueden ser fáciles de remediar durante una sesión, pero el mantenerlos en el tiempo puede ser difícil, si la causa es, por ejemplo, por deficiencias del sistema neuromotor (muy frecuente).

Algunas ideas de trabajo:

  • Mantener o recuperar la longitud y la movilidad de la articulación de la cadera e
    isquiotibiales (especialmente los mediales).
  • Mantener o recuperar la longitud de los músculos del tobillo y el pie.
    • Bien sabemos que el acortamiento de los flexores plantares del tobillo es una razón mecánica común de hiperextensión de rodilla.
  • Buscar posiciones de activación donde los músculos más tensos o cortos se encuentren en elongación y los más débiles tengan que realizar un trabajo mayor (por ejemplo, determinado grado de sentadillas).
  • En bipedestación con una base de sustentación muy amplia, con las rodillas rectas, y realizar abducciones y aducciones de ambas caderas, con cambios de peso laterales en el plano coronal.
    • Esta actividad puede ser muy efectiva como tratamiento o como actividad para casa, siempre que nos aseguremos que se ejecuta de manera correcta.
    • Este movimiento proporciona un estiramiento efectivo a los aductores e isquiotibiales. Al alargar los músculos que cruzan la cadera y la rodilla y realinear la articulación de la cadera, podrían minimizarse las fuerzas desequilibradas en la rodilla.
    • Es muy probable que necesitemos estabilizar y alinear las rodillas durante la realización para la correcta ejecución.

Sistema sensorial

Un paciente sin sensación de rodilla es capaz de caminar y controlarla siempre que le preste atención, y que la marcha sea lenta para poder controlar los movimientos. Es decir, que no puede realizar otra tarea mientras camina, ni puede atender a la graduación fina del control de la rodilla.

Algunas propuestas de tratamiento:

  • Proporcionar un aumento de carga sobre la extremidad afectada para proporcionar una mejor entrada sensorial y aumentar la conciencia sensorial.
  • La grabación se puede usar como un complemento para enseñar al paciente que la rodilla debe estar “recta pero no bloqueada” en la fase media del apoyo, así como en el comienzo y final del mismo.

Sistema emocional

Los pacientes pueden sentirse cómodos con la hiperextensión de la rodilla en la marcha por muchas razones, incluida la clara sensación de estabilidad que proporciona la rodilla cerrada. Aunque si les preguntas ellos explican que la pierna se comporta como un palo, que les sostiene de manera pasiva (siempre que la sientan correctamente, claro).

En cualquier caso, intentar resolver esta estrategia que han aprendido, puede resultar un reto para ellos duro, ya que hay que contar con el miedo a caer, tan arraigado conforme el tiempo pasa, y tan justificado si ya ha habido experiencias previas.

Algunas ideas para trabajar:

  • Posicionar al paciente con la espalda en contacto con la pared, facilitándole para adquirir una buena alineación, y pedirle que experimente, con deslizamientos sobre la superficie de contacto, nuevos caminos para moverse. Puede irse hacia lateral, cambiando los pesos de ambas piernas, o hacia superior e inferior, buscando distintos ángulos en sus caderas / rodillas / tobillos.
  • Trabajar en bipedestación frente a la camilla, para proporcionar la sensación de seguridad como una opción alternativa y mejor que la muleta, bastón, andador, trípode…. que alteran la alineación durante la marcha.

 Continuará…. ¡y terminará!

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *